Visita al Porsche Museum de Stuttgart

Cuando uno es amante de los coches y viaja a Stuttgart sabe que hay dos sitios que tiene que visitar. En esta ciudad se encuentran dos de los museos más importantes del mundo por su colección de vehículos únicos que marcaron numerosos hitos en la historia del automóvil: se trata de los museos de Porsche y de Mercedes. Si no los conoces, te invitamos a que abras bien los ojos porque, en sendos artículos (éste es el primero), vamos a mostrarte un amplio resumen de las obras de arte que allí se encuentran. Bienvenido al Porsche Museum.

Porsche 918 Spyder

Porsche 918 Spyder

Aparcamos el coche en el parking subterráneo del museo y, a veinte metros, vemos un Carrera GT ocupando otra plaza. A su lado, un 911 Carrera RS 2.7 “cola de pato”. Repito, en el parking. Estas maravillas pertenecen a turistas que, como yo, han ido a disfrutar del museo. ¿Qué cabe esperar si en el parking se ven ya estas preciosidades?

La taquilla donde se compran las entradas al museo se encuentra en la planta baja. Al lado hay una pequeña cafetería cuya pared de cristal permite ver el interior de un taller donde se están reparando y restaurando desde un 718 Spyder hasta un 997 911 Sport Classic (1 de las 250 unidades fabricadas). La emoción va en aumento y aún no ha empezado la visita…

Las escaleras automáticas nos suben al primer piso y comenzamos la visita. El museo es sobrio, todo está pintado de blanco, con los coches bien presentados, aunque en ocasiones sería de agradecer que tuviesen más espacio entre ellos para conseguir observarlos desde todos los ángulos. Con la entrada se incluye una audioguía muy útil que va explicando cada uno de los vehículos expuestos. Vamos a mostrarte algunos de los más llamativos, pero nos dejamos muchos otros en el tintero para que tengas la excusa de ir a verlos algún día por ti mismo.

Porsche Typ 356 “Nr 1” Roadster (1948)

Porsche Typ 356 “Nr 1” Roadster (1948)

Se trata del primer coche que luce la marca Porsche. Montaba un motor bóxer de 4 cilindros y 1131 cc de origen Volkswagen que rendía 35 CV. Con un peso de tan sólo 585 kg, alcanzaba los 135 km/h. No se comercializó, pero Porsche obtuvo un permiso especial para poder realizar pruebas con él en carretera abierta y también corrió en la carrera urbana de Innsbruck.

Porsche 356/2 Coupé (1948)

Porsche 356/2 Coupé (1948) -naranja- y Porsche 356 Coupé “Ferdinand” (1950)   -negro-

Ferry Porsche y su equipo mejoran el “Nr 1” de modo que llegan a este aligerado 356/2. Se fabrica a mano una pequeña serie de 52 unidades en Gmünd, Austria. Con objeto de lograr mayor espacio para albergar los asientos y el hueco para equipaje, se traslada el motor detrás del eje trasero, desde ese momento seña de identidad de Porsche. Los coupés de carrocería de aluminio serán la base de los comienzos de Porsche en las carreras.

El jueves santo de 1950 sale de la fábrica de Stuttgart el primer Type 356. Siguiendo la tradición de Porsche con los vehículos de pruebas, se le asigna un nombre, en este caso “Ferdinand”, y se le entrega como regalo a Ferdinand Porsche por su 75º cumpleaños el 3 de Septiembre de ese mismo año. Monta un bloque bóxer de 1086 cc, 4 cilindros y 40 CV, capaz de alcanzar los 140 km/h.

Porsche 356 America Roadster (1953)

Porsche 356 America Roadster (1953)

Pensado para competir y destinado en exclusiva al mercado americano, estaba aligerado respecto a la serie 356 hasta los 605 kg gracias a su carrocería de aluminio y a un interior muy espartano. Montaba un motor bóxer de 4 cilindros, 1488 cc y 70 CV, con lo que alcanzaba 177 km/h.

Porsche 550 Spyder (1954)

Porsche 550 Spyder (1954)

Se trata del primer Porsche íntegramente destinado a competir: un vehículo con carrocería de aluminio, motor central de 110 CV (1498 cc bóxer de 4 cilindros) y 220 km/h de velocidad máxima. Logra reconocimiento internacional al proclamarse vencedor de su categoría y 3º de la general en la Carrera Panamericana. Es famosa también su participación en la Mille Miglia, donde Hans Herrmann y su copiloto salen indemnes tras pasar a toda velocidad por debajo de la valla de un paso a nivel ferroviario aprovechando la poca altura del Spyder.

Carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP) del Porsche 908

Carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP) del Porsche 908

Con un peso total de 130 kg, muestra el compromiso de Porsche con el diseño ligero. Cuanto menos pese un vehículo mayor aceleración tendrá y será necesaria una menor distancia de frenado.

Tractor Porsche Diesel “Standard” (1959)

Tractor Porsche Diesel “Standard” (1959)

Salió al mercado en 1959 y, cuatro años más tarde, ya se habían vendido 120.000 unidades. Se trata de una pieza de colección más para cualquier aficionado a Porsche, fabricado en Friedrichshafen bajo licencia de Porsche-Diesel-Motorenbau GmbH.

Porsche 911 2.0 Coupé (1964)

Porsche 911 2.0 Coupé (1964)

El nacimiento de un mito. Un año antes, en 1963, se presenta en el Salón del Automóvil de Frankfurt (IAA) al sucesor del 356, respecto al cual muestra numerosas diferencias. El nombre inicial era 901, pero Peugeot tenía patentados los nombres con tres números y un cero en medio y se opta finalmente por la ya mágica cifra 911. El motor es un 6 cilindros bóxer de 1991 cc y 130 CV que le lanzan hasta los 210 km/h.

Porsche 904 Carrera GTS (1963)

Porsche 904 Carrera GTS (1963)

Es el primer Porsche con carrocería de plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP). Diseñado por Ferdinand Alexander Porsche, presenta un área frontal de tan sólo 1,4 m2 y puede montar motores desde 4 hasta 8 cilindros, alcanzando los 240 CV. Cuatro vehículos toman salida en las 24 horas de Le Mans de 1964. Uno de ellos se proclama vencedor de categoría y, además, tres finalizan en los puestos 10º, 11º y 12º de la general. En 1965 son seis los vehículos que toman la salida y dos de ellos consiguen sendas victorias de categoría.

Porsche 909 Bergspyder (1968)

Porsche 909 Bergspyder (1968)

Empleado como vehículo de pruebas en competiciones de subidas de montaña, se diseñó con el firme propósito de obtener el vehículo más ligero posible. Carrocería de plástico, chasis de aluminio, discos de freno de berilio… Todo ello contribuyó a que se consiguiese parar la báscula en unos increíbles 384 kg.

Porsche 917/20 Coupé “Cerdo Rosa” (1971)

Porsche 917/20 Coupé “Cerdo Rosa” (1971)

Con un diseño que contenía trazas de las versiones de cola larga y cola corta del 917, se trata de uno de los coches de Le Mans más fotografiados. El nuevo diseño aerodinámico y la fabricación de su carrocería en fibra de vidrio, de aspecto rosado antes de pintarlo, fueron objeto de burla y desde el primer momento se le comparó con un cerdo rosa. Dicho y hecho. El trabajo de pintura posterior fue de color rosa, con las marcas y los nombres propios del despiece de un cerdo. Llevaba un motor de 12 cilindros bóxer de 4907 cc que rendía oficialmente 600 CV. Aunque durante la carrera de las 24 horas de Le Mans de 1971 mantuvo un ritmo excelente (los Porsche de ese año marcaron récords del circuito que estuvieron vigentes hasta 2010), alcanzando los 370 km/h en la recta de Hunaudières, finalmente no pudo terminar la carrera.

Porsche 911 Carrera RS 2.7 Coupé (1973)

Porsche 911 Carrera RS 2.7 Coupé (1973)

El conocido como “cola de pato” es uno de los Porsche más codiciados por los coleccionistas. Se fabricaron en una serie de 1580 unidades, con carrocería ensanchada e innovaciones tales como la aleación de nikasil (níquel y silicio) para los cilindros, cristales más ligeros o paragolpes de fibra que lograron dejar el peso del vehículo por debajo de los 1000 kg. Con un motor bóxer de 6 cilindros y 210 CV, ofrecía unas prestaciones brillantes. La idea de esta versión era la de vender un Gran Turismo de carreras apto para el día a día, y su rotundo éxito de ventas demostró que a Porsche el concepto le salió redondo.

Porsche 911 Turbo 3.0 Coupé (1976)

Porsche 911 Turbo 3.0 Coupé (1976)

El primer 911 sobrealimentado. El motor de 6 cilindros bóxer de 3 litros rendía 260 CV. Rozaba los 250 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h era de 6,1 s. Se convirtió rápidamente en un referente dentro de los deportivos de la época y su éxito fue el germen de todas las versiones que posteriormente han aparecido del 911 Turbo. Su prominente alerón trasero es conocido como “cola de ballena”.

Porsche 956 24h Le Mans 1982

Porsche 956 24h Le Mans 1982

No es un error de la fotografía, el Porsche 956 conducido por Jacky Ickx y Derek Bell en 1982 en las 24h de Le Mans (triplete de Porsche dicho año) se muestra colgado del techo en el museo. Este vehículo tiene un diseño aerodinámico tal que, si pudiésemos hacerlo circular de ese modo, a partir de 321,4 km/h la sustentación aerodinámica sería mayor que la fuerza de la gravedad y el coche podría circular boca abajo sin caer. Como curiosidad, decir que el Porsche 956 mantiene aún hoy el récord del circuito de Nürburgring. Fue obtenido por Stefan Bellof en 1983, marcando la pole position durante la clasificación de los 1000 km de Nürburgring con la escalofriante cifra de 6’11’’13.

Porsche 959 París Dakar (1986)

Porsche 959 Paris Dakar (1986)

Como parte de las pruebas de desarrollo del avanzado 959, Porsche lo inscribe a la competición del París-Dakar. Tras recorrer 13.800 km obtienen el 1º y 2º puesto. Un tercer 959, que tan sólo actuaba como coche de asistencia rápida, llega 6º a la meta. La tracción a las cuatro ruedas, con cuatro programas de funcionamiento, fue uno de los puntos clave en el éxito del 959, que rendía 400 CV, 50 menos que su homólogo de calle para asegurar la fiabilidad.

Porsche 911 Turbo 3.6 (1995)

Porsche 911 Turbo 3.6 (1995)

El ultimo 911 refrigerado por aire y uno de los Turbo más deseados por los puristas. Más corto, más ancho y más alto que el anterior, incluyó numerosas innovaciones tecnológicas como la tracción total, la suspensión trasera multibrazo o un arduo trabajo sobre el control de emisiones. El alerón de “cola de ballena” también creció y le imprimió aún más personalidad si cabe.

Porsche 911 GT1 (1996)

Porsche 911 GT1 (1996)

Para competir en las carreras de resistencia de la BPR Global GT Series (lo que más tarde sería la FIA GT) se empleaban versiones muy modificadas de vehículos de calle, como el Ferrari F40 o el McLaren F1. Porsche optó por otra estrategia: construir un vehículo de carreras y producir un número limitado de unidades modificadas para la calle, cumpliendo así con el reglamento. Así nació este monstruo de la carretera, que con un motor bóxer de 6 cilindros y 544 CV alcanzaba los 310 km/h. Se vendía en su época por 1,5 millones de marcos alemanes (más de 100 millones de pesetas de la época).

Porsche RS Spyder (2005)

Porsche RS Spyder (2005)

Supuso el retorno de Porsche a los sport prototipos desde la desaparición del 911 GT1, y un éxito rotundo. Obtuvo victorias de categoría LMP2 y generales tanto en América como en Europa, tanto de constructores como de pilotos, y fue uno de los vehículos de carreras más deseados por los equipos privados por su excelente rendimiento y fiabilidad. Los cambios en la normativa de LMP2 en 2011 lo dejaron obsoleto por exceder los límites presupuestarios de la categoría.

Porsche Carrera GT (2003)

Porsche Carrera GT (2003)

El superdeportivo de Porsche del nuevo milenio. Dejando atrás el concepto de Gran Turismo del 959, optaron por un biplaza descapotable (con techo desmontable) que montaba un motor V10 casi de competición -formaba parte de un proyecto para volver a Le Mans, cancelado a última hora- con 612 CV dirigidos al eje trasero. Frenos cerámicos, monocasco de fibra de carbono, alerón retráctil… Y un bramido agudo y rabioso difícil de superar entre los deportivos. Una verdadera joya con un carácter extremo que lo hizo ser deseado por cualquier amante de la velocidad.

Porsche 918 Spyder (2013)

Porsche 918 Spyder (2013)

La última joya tecnológica de Porsche. Un descapotable biplaza híbrido con un motor de combustión V8 de 608 CV (capaz de girar a 9150 rpm) y dos motores eléctricos que suman 285 CV. En total 887 CV que permiten acelerar al 918 de 0 a 100 km/h en 2,6 s. Ruedas directrices traseras (hasta 3 grados), techo rígido desmontable, monocasco de fibra de carbono… Un sinfín de soluciones tecnológicas que lo sitúan en la cumbre de los deportivos actuales junto al Ferrari LaFerrari y el McLaren P1. Únicamente se fabricarán 918 unidades, ya están todas vendidas y algunas ya han sido entregadas. En las pruebas realizadas con él en Nürburgring, en concreto con la unidad de la imagen, Porsche marcó el mejor tiempo registrado hasta hoy para vehículos de calle: 6’57’’.

Vista general del museo

Vista general del museo

En este resumen no te hemos hablado ni del 10% de todos los coches que puedes encontrar en el museo, así que no dudes en visitarlo cuando puedas. Gracias a la trabajada audioguía puedes pasar varias horas inmerso en la historia de Porsche, enfrente de algunos de los vehículos más bellos, laureados y potentes de la historia. Si, como nosotros, eres un enamorado de Porsche, disfrutarás como un enano y es más que probable que se te haga corta la visita.

2 pensamientos en “Visita al Porsche Museum de Stuttgart

  1. El pasado verano pasé por Stuttgart un día y por culpa del incompetente de mi jefe no pude escaparme al museo… menuda rabia me dio 🙁

    Unas fotos estupendas…

    Saludos :))

    Albert
    bristolenos.com

    • Que tu jefe sea el causante de no haber podido ir al museo de Porsche debe estar catalogado como mobbing en Alemania… 😉
      Gracias por leernos!!

      Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *