Visita al Welt de BMW, el espíritu de Baviera

BMW M1 24h Le Mans

BMW M1 24h Le Mans

Cuando en el nombre de una marca aparece el de la región que la vio nacer, significa que el carácter de sus lugareños es siempre considerado. Este verano nos tomamos unos días de tranquilidad (como cualquier hijo de vecino) y para variar buscamos donde satisfacer nuestra pasión.

Escultura dinámica de BMW, un espectáculo

Escultura dinámica de BMW, un espectáculo

Y en Baviera, el museo de Bayerische Motoren Werke, era el sitio indicado, un edificio de  impresionante diseño (llamado BMW Welt, mundo en español), situado en el barrio que se creó con motivo de los juegos olímpicos de Múnich en 1972, llamado Olympia Park.

En dicho complejo nos encontramos con dos complejos, uno de acceso gratuito donde se despliega todo el grupo BMW y todas sus novedades (BMW, Mini y Rolls Royce). Entre ellas pudimos encontrar los últimos modelos de la marca donde estaban las series 1,2,3,4,5,6,7, modelos X y los llamativos e impresionantes ingenierilmente BMW i. Hicimos caso a muchos de los modelos de la marca e incluso pasamos por la tienda de la marca para comprar un 1:18 Serie 3 Touring (en futuros artículos entenderéis porqué…) o juguetear con uno de los paquetes tecnológicos más avanzados del mercado llamado BMW Connected Drive.

Encuentra tu modelo BMW...me costó encontrar los M

Encuentra tu modelo BMW…me costó encontrar los M

Pero rápidamente nos fuimos hacia una de las esquinas donde BMW tenía desplegado su “saber hacer” en esto de lo que son especialistas, la deportividad. Ante nosotros teníamos un M6 gran coupé y un M5 Performance Package que compartían el V8 4.0 litros sobrealimentado por dos turbos y 580 cv. Con este motor son capaces de acercarse a la barrera de los 4 segundos para alcanzar los 100 km/h. Esto es realmente destacable si consideramos que los BMW M siguen siendo fieles a la propulsión trasera para transmitir sus salvajes curvas de par.

BMW M3 F30, la vuelta al 6L con l ayuda de dos turbos de bajo soplado

BMW M3 F30, la vuelta al 6L con la ayuda de dos turbos de bajo soplado

Pero rápidamente vimos de reojo dos coches, uno en Amarillo Austin y otro en Azul Abu Dhabi que realmente destacaban entre el resto. No eran ni más ni menos, que los esperados M3 y M4 Coupé. Si pasamos por alto la polémica del renombre del M3 Coupé (ya se ha escrito largo y tendido del tema) nos encontramos ante dos bestias pegadas al asfalto donde sus faros LED daban la impresión de estar frunciendo el ceño, mordiendo la carretera. Llamativos eran los pasos ensanchados de vía, (sobretodo en el M3 con 80 mm respecto), los frenos cerámicos (con las pinzas flotantes pintadas de dorado), las míticas desde el E36 salidas dobles de escape o el techo en CRFP, para rebajar el centro de gravedad en ambos modelos.

BMW M4 Coupé, estrenando nueva denominación por la puerta grande

BMW M4 Coupé, estrenando nueva denominación por la puerta grande

Pero para ver los grandes cambios había que abrir el capó, donde en el E90 nos encontrábamos con un V8 atmosférico con una potencia específica de más de 100 cv/litro (derecho reservado a muy pocos fabricantes), en esta nueva edición del M3/M4 nos encontramos con la misma jugada que el M5/M6, perdemos 2 cilindros, pero ganamos dos turbos. En resumen nos encontramos con 3 litros 6L con 431 cv de potencia una curva de par plana con 550 nm y un régimos máximo de casi 8000 rpm, siendo así uno de los motores sobrealimentados con mayor régimen máximo de giro, todo un prodigio.

MUSEO, de motores de avión a…

Bueno después de limpiar las babas que habíamos dejado sobre estas preciosidades y aguantar la rabia de ver como un afortunado recogía en el Welt su flamante nuevo M3 (puedes pedir recogerlo allí con un paquete especial que incluye visita a fábrica) nos disponíamos a atravesar el puente que une el Welt con el museo BMW. Primera sorpresa fue encontrarnos con una rareza propia del modelo que lo protagoniza, un BMW 507 de los años 60 perteneciente a Elvis Presley acababa de llegar al museo para ser restaurado, solo los especialista de la marca serán capaces de devolver a este Roadster V8 su mejor cara. Tened en cuenta que este modelo se puso de moda entre el Star System de Hollywood, teniendo en cuenta que solo se fabricaron 253 unidades y que él que  causó su fabricación fue el importador de BMW para EEUU, Max Hoffmann.

BMW 507 de Elvis Presley, ahora los de BMW Classic tendrán que darle la gloria perdida

BMW 507 de Elvis Presley, ahora los de BMW Classic tendrán que darle la gloria perdida

Superado el primer shock, entramos al museo, donde nos recibía el introductor de la famosa mirada del doble faro y los riñones de BMW, el BMW Concept Turbo de 1972 creado en honor a los ya mencionados juegos olímpicos y que venía a dar a conocer de lo que la industria de la zona era capaz.

Después nos encontramos con la famosa escultura dinámica que reproduce figuras de diferentes modelos de la marca para inmediatamente adentrarnos en la historia de la marca. Fundada en 1912, comenzó en la producción de los motores de avión, para después del Tratado de Versalles de 1922 se les prohibió la producción de motores de este tipo durante 5 años, dando lugar al lanzamiento de la primera motocicleta la R32. Hasta 1932 no vio la luz el primer automóvil BMW de la planta de Eissach, el 303 con su 6 cilindros de 1,2 litros. Pero en 1936 la II Guerra Mundial desvió el foco de BMW hacia los motores de aviación, en particular los FW190 y los Ju88 que atronaron por la vieja Europa fueron motorizados por BMW. Cerrando este capítulo oscuro también destacaros que tuvimos ocasión de comprobar en el campo de concentración de Dachau cerca de la capital muniquesa, la marca se sirvió de trabajo forzado.

BMW 328, con varias de las siluetas que le vieron ganar a sus espaldas

BMW 328, con varias de las siluetas que le vieron ganar a sus espaldas

Pero también en esta época nos encontramos con maravillas como el triunfador BMW 328 Mille Miglia de 1937, entre otros, luces y sombras del fabricante.

Después de la guerra, BMW se encontraba con una fábrica de Múnich casi destruida ocupada por los soviéticos y con los planos de sus coches y motores de avión robados y copiados por empresas inglesas afincadas en Bristol. Esto no fue menoscabo para ver nacer los modelos de la serie 500 o el espectacular 3200 CS (también conocido como Coupé Bertone con su magistral línea). Estos modelos, aunque realmente avanzados, no tuvieron mucha aceptación por su alto precio. A día de hoy un buen 507 o un 3200 CS alcanza en subasta unos precios bastante elevados.

BMW CS, diseñado por Zagato, da clases de estilo a muchos actuale (incluyendo BMW...)

BMW CS, diseñado por Bertone, da clases de estilo a muchos actuales (incluyendo BMW…)

Pero era innegable que los años 50 y 60, fueran años de apreturas y los éxitos más remarcables fueron las series 600 y 700 así como uno de los primeros microcoches de la historia de Europa, el Isetta con su motor de 15 cv monocilíndrico. En la misma sala del museo, también se encontraba uno de los mitos de la marca el 2002 ti de 1973 que con unos destacables 120 cv, fue la base del introductor de los motores turbo, tanto en BMW como en el mercado, donde a su motor de 2 litros inyección se le sumó un turbo KKK que hizo que alcanzara los 172 cv y el 0 a 100 km/h en 6,9 segundos, a día de hoy tiene muchísimos fans.

BMW 2002ti, el inicio del buen hacer de las berlinas deportivas

BMW 2002ti, el inicio del buen hacer de las berlinas deportivas

M de Motorsport

BMW M3 CSL E46,  por ahora el más puro M por los expertos

BMW M3 CSL E46, por ahora el más puro M por los expertos

BMW M3 E30, la referencia

BMW M3 E30, la referencia

En BMW cuando se habló de deportividad allá por los 70, se plantearon el reto de la manera más estricta posible, con un coupé de tracción trasera y motor atmosférico de 6L 3,5 litros de 275 cvs, el M1 que nació del lápiz de Giugiaro, al ser firmado de un acuerdo entre la marca alemana y Lamborghini, este modelo compartía lugar junto con lo más granado de esta división, el espectacular M635 CSi, M3 E30, M3 E46 (incluido el hasta hoy deseado CSL), M5, o el Z3 M Roadster.

BMW M1, el inicio de la M Mayúscula

BMW M1, el inicio de la M Mayúscula

Del M1, en 2008 se creó un Concept car llamado M1 Hommage, donde la marca quería rendir justo tributo a este modelo. A muchos aficionados al mundo del motor, de entro los que me incluyo, vimos a este modelo como un acercamiento de la marca a un sustituto del M1, y un rival del SLS AMG, o del Audi R8. Ya pasados 6 años vemos que no se hizo realidad, y ahora estamos esperanzados ante el prodigioso i8, que muchos rumores indican que, será la base de un modelo para conmemorar el centenario de la marca en 2016.

BMW M1 Hommage junto al homenajeado

BMW M1 Hommage junto al homenajeado

Competición, la base de todo

Como ya os contamos en el circuito de Arenas de San Juan, la afición se debe cultivar desde la base y BMW, aunque ha hecho sus pinitos con más o menos éxito, como triunfar en las 24h LeMans en 1999 con el precioso V12 LMR antes de la era de supremacía de Audi, o con menos fortuna en F1, como equipo oficial con Sauber, aunque al menos en la época de los 80 con sus motores turbo ganó algún campeonato como motorista del equipo Braham, equipo comandado por el siempre simpático Ecclestone.

Braham F1, motorizado por BMW

Braham F1, motorizado por BMW

Motor V12, ganador de LeMans 1999

Motor V12, ganador de LeMans 1999

Pero, centrémonos, BMW ha dado mucho importancia a las competiciones de derivados de turismos, y en el museo de BMW nos encontramos con una de las salas más “emotivas” (vale, llamarme ñoño…) donde alrededor de M3 GTR de las 24 de Le Mans, nos encontramos con 3.0 CSL (conocido coloquialmente como el batmóvil por su paquete aerodinámico), o el 320 de 1970.

BMW M3 GTR

BMW M3 GTR

Como detalle anecdótico durante la visita existía una cuenta atrás y al final de la misma la sala se cerraba para dar lugar a un espectáculo audiovisual muy espectacular, para disfrutarlo.

BMW CSL, "batmóvil" sin palabras...

BMW CSL, “batmóvil” sin palabras…

Por último, BMW nos reservaba un 3.0 CSL de 1976 de la colección ArtCar que corrió en las 24h de Le Mans, realizado por Frank Stella, obras de arte unidas que llaman la atención y que existen muestras espectaculares como el M1 de Andy Warhol de 1979 o (el que algún día tendré en maqueta,…el M3 GT2 de las 24h de Le Mans de Jeff Koons que reproduce una centella atravesando el aire, realmente impresionante.

BMW Art Car Frank Stella 1972

BMW Art Car Frank Stella 1972

Y de Postre, el futuro, BMW i8

BMW i8, born electric

BMW i8, born electric

Aunque no pudimos probarlo, al menos BMW tenía dispuesto tanto en el Welt (rodeado de demasiado turista como nosotros) así como un espacio BMW i, donde un solitario i8 estaba dispuesto a ser toqueteado por nuestras zarpas. Sin probarlo este híbrido hecho de fibra de carbono reforzada de Al, con su sistema híbrido de 362 cv, impresiona, BMW ha esperado mucho para dar este paso y parece que lo que ha creado está convenciendo también a la crítica especializada. Aunque en conducción deportiva un 911 puede resultar aún más comunicativo, este BMW juega en una liga nueva, que ni tan siquiera son los 918 Spyder, McLaren P1 o LaFerrari, ya que estos modelos cuestan de 4 a 6 veces más.

Cuadro BMW i8, futuro es la palabra

Cuadro BMW i8, futuro es la palabra

En resumen, BMW da en su casa una lección de cómo comunicar una historia, compleja y rica, con unas instalaciones espectaculares que sonrojan a otras marcas que por historia podrían dar un espectáculo aun mayor. Otra visita recomendada para todo petrolhead como nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *