Pikes Peak, “La Carrera hacia las Nubes”

Estás a punto de comenzar. El motor ruge con desgana, ansioso por subir de vueltas pues al ralentí no se encuentra cómodo. Tu arnés está apretado con fuerza, el casco te ayuda a aislarte del exterior y concentrarte en lo que te espera durante los siguientes 10 minutos, aproximadamente. Se trata de una contrarreloj en la que conducirás sólo, sin necesidad de prestar atención a tu copiloto, a los retrovisores o al coche de delante. Tú, el coche y la carretera. Eso es todo. “Pure driving”, que diría el otro.

Sin embargo, hay un par de detalles que añaden el tequila a este cóctel. No estás en un circuito, sino enfilando una carretera de montaña sin apenas protecciones junto a los precipicios de cientos de metros de altura que se alternan en el trazado: primero a la izquierda, luego a la derecha y así sucesivamente durante 156 curvas. Además el vehículo que conduces, expresamente diseñado para esta carrera, no admite un despiste: unos 900 CV para 1 tonelada de peso. Reconócelo: algo loco sí estás. Necesitas estarlo para competir en el “Pikes Peak International Hill Climb”, también conocida como “The Race to the Clouds” (“La carrera hacia las nubes”).

Nobuhiro Tajima en su Suzuki SX4 Pikes Peak, 2011

Nobuhiro Tajima en su Suzuki SX4 Pikes Peak, 2011

Sigue leyendo