Maranello, la cuna del LaFerrari

Desde que volvimos de vacaciones, teníamos una asignatura pendiente con vosotros en forma de reportaje. Aunque no lo creáis, bueno siendo sinceros seguro que lo pensáis, estando de vacaciones seguimos pensando en coches, coches y coches. Por devenires del destino planeamos un viaje a través de Lombardía, Umbría, el Beneto y La Toscana en Italia. Dentro de esta maravillosa región, y teniendo en cuenta que esto no es un blog de viajes, hicimos una marca en el mapa donde no podíamos pasar de largo: Maranello.

Ferrari F40 junto al 288 GTO

Ferrari F40 junto al 288 GTO

Este apacible y encantador pueblo cerca de la ciudad de Modena es conocido mundialmente por ser la casa de la marca más afamada del mundo del motor, Ferrari. Como ya sabéis por el profuso artículo que dedicó nuestro compañero Héctor, este año en la cocina de la mia mamma se ha cocinado algo realmente especial: La Ferrari. En nuestra visita a este templo, estos divertidos chicos italianos habían preparado para la presentación de su último súperdeportivo una reunión de la familia, padres y abuelos que nos ayudan a comprender la génesis de esta obra maestra.

Ferrari 250  GTO

Ferrari 250 GTO, nada más que decir

La primera sala que nos encontramos hace que se nos hiele el corazón y en parte se nos pase el disgusto de haber pagado esos 21€ (simulador de F1 a parte…), un precioso 250 GTO nos saluda desde un expositor que quizás no es digno de toda la belleza e historia que contempla dicha maravilla, diseñado por el carrocero Scaglietti (¿te suena?), albergando un V12 de 3,0 litros de allí su nombre 250 por el cubicaje de cada uno de los cilindros. Pura historia salpicada en 36 unidades que suban bastante millones de euros para poder ser comprados debido a lo excepcional del modelo y su baja producción durante 1962 a 1964.

Ferrari 250 Le Mans 1964

Ferrari 250 Le Mans 1964

Ya que estábamos entrando en calor, nada mejor que acompañar a dicha maravilla de una de otras de las golosinas de la casa el 250 LM. Destinado para sustituir al 250 GTO en 1965 fue el origen de las berlinettas de motor central trasero que tan buen resultado comercial y de competición han dado a la marca, un tal Pininfarina se encargó del diseño y albergaba un V12 de 3,2 litros con 320 cv, pensarlo un poco, 100 cv/litro en la década de los 60, eso se llama rendimiento.

Ferrari 288 GTO 1984

Ferrari 288 GTO 1984

Y llegaron los lobos, en 1984 año importante para muchos, Ferrari lanzó el 288 GTO, amado como pocos, se cotiza más incluso que el F40, su motor 2,8 V8 en disposición central alcanzaba 400 cv ayudado por dos turbos IHI, nada de suavidad, este motor era pura violencia, pateaba sus 1160 kg hasta los 100 km/h en menos de 5 segundos. Sus formas son adictivas con un lenguaje de diseño simple pero muy efectivo, a partir del 308, se ensancha las vías, un poco más las traseras, y tienen un imán motorizado, es más yo viví en primera persona lo difícil que era separarse de este “hierro con ruedas”.

Ferrari F40 junto sus hermanos

Ferrari F40 junto sus hermanos

Y llegó el F40, cuando Enzo Ferrari veía que su vida llegaba a su fin, en 1987, el creador de todo este imperio peinaba algo más de canas (o de menos…) con 90 años y veía como la competitividad de la marca en cuestiones deportivas estaba de capa caída. Para ello la marca celebrando su 40 aniversario se les ocurrió sacar este aparato, partiendo del motor del GTO apretada las tuercas hasta los 478 caballos, se le unía una carrocería aligerada con un equipamiento espartano hasta los límites de que las ventanillas eran de plexiglás y se plegaban sobre sí misma. Esto no deja de ser un exotismo comparado con las carencias que marcaban su espectacular rendimiento, la falta de sincronizadores en su caja de cambios o de servofreno. Por algo tanto el 288 GTO como este F40 son considerados los últimos grandes Ferrari de la vieja escuela. No lo hemos comprobado por desgracia en nuestras carnes, pero me encantaría ver como la ligera carrocería se retuerce al girar a la salida de una curva y soplando sendos IHI al V8, pura fantasía.

No lo hemos comprobado por desgracia en nuestras carnes, pero me encantaría ver como la ligera carrocería se retuerce al girar a la salida de una curva y soplando sendos IHI al V8, pura fantasía.

Siguiendo con estos cacharros fuera de serie de los comunes Ferrari (todo lo común que puede ser un Ferrari…) nos encontramos con el siguiente lanzamiento en 1995, dos años antes del 50 Aniversario. Chasis de Al y fibra de carbono, motor V12 a 65º de 520 caballos lo que nos traslada directamente a la F1 heredando varios elementos del 412 T1B pilotado por Jean Alesi, 111 caballos/litro, abandona la sobrealimentación según los monoplazas de dicha época, sus sugerentes formas y sus curvas escondían una aerodinámica con efecto suelo que permitía que la estabilidad a altas velocidades estuviera fuera de toda duda. Eso sí, seguía siendo un coche “de machos de pelo en pecho”, careciendo de ABS o servodirección, teniendo un equipo de frenos Brembo de grandes dimensiones que no me quiero ni imaginar cómo debe ser aferrarse a ellos. Al menos disponía de AA y equipo de sonidos para apaciguar nuestros nervios.

Ferrari Enzo 2004

Ferrari Enzo 2002

Entre 2002 y 2004 aprovechando una de las mayores rachas con 5 mundiales consecutivos de F1 en manos de Michael Schumacher,  Ferrari lanzaba una nueva edición de sus series especiales, en este caso pierde la denominación “F” para ser un homenaje al señor Enzo, siendo un juego de palabras con el nombre del fundador, el Enzo Ferrari, seguía teniendo un V12 pero en este caso con un desplazamiento de 6 litros y manteniendo un rendimiento de 110 caballos/litro, alcanzaba los 660 caballos que conseguía que sus 1350 kg alcanzara los 100 km/h en 3,5 segundos. El piloto alemán participó activamente en el desarrollo y poseía una unidad de la evolución para circuitos FXX con casi 800 caballos una decoración completamente negra. En junio del 2013 nuestro amigo “Schumi” lo puso a la venta por lo que a lo mejor llegáis a tiempo, solo una advertencia, casi 800.000€ costaba la versión “normal” por lo que os podéis imaginar la cotización de esta unidad. Los que han llegado a rodar en él dicen que la experiencia de rozar las 8000 rpm y notar como el monodisco pilotado engrana la siguiente marcha en apenas 0,150 segundos, es muy cercano a alcanzar la gloria. Tenía algún rival duro aunque destacaba sobre todos ellos, el impresionante Porsche Carrera GT.

Ferrari F150, mula del LaFerrari

Ferrari F150, mula del LaFerrari

Ferrari F150, mula del LaFerrari

Parte del equipo de desarrollo del LaFerrari, menuda banda

Y llega La Ferrari. No voy a meterme en detalles ya que para ello Héctor os da gran cantidad de ellos en un artículo a parte, solo me voy a limitar en la manera en la que corta la respiración solo verle rotar en este “despoblado” expositor de la casa de Maranello. Nuestros amigos de Ferrari eligieron inteligentemente una puesta en escena fría dando toda la importancia a la nueva máquina. Solo queda saber si en este nuevo mundo de súperdeportivos híbridos quién ganará la batalla entre el 918 Spyder, el McLaren P1 y este LaFerrari, por ahora ya hemos bajado de los 7 minutos en el perfecto juzgado, Nurbürgring con el 918, pero nos da que el cronómetro se parará en menos de los 6 minutos 57 segundos, ¿apostamos?

Ferrari F150, mula del LaFerrari

Ferrari LaFerrari

Ferrari LaFerrari difusor en carbono con fondo plano

Ferrari LaFerrari difusor en carbono con fondo plano

Nota al margen

Nuestro compañero de fatigas, un 500 Twinair en casa de sus primos mayores

Nuestro compañero de fatigas, un 500 Twinair en casa de sus primos mayores

Todo nuestro periplo nos ha acompañado un fiel y modesto compañero, el Fiat 500 Twinair 0,8 litros turbo, si queréis más detalles hemos acabado alcanzando algunas conclusiones después de los casi 1600 km que recorrimos por todo el norte de Italia. Voluntarioso, algo tragón, estable, aún lejos de la referencia en la categoría (el Mini), nos ha parecido un buen ejemplo de cómo en Italia se tiene muy perfeccionado el arte de los coches pequeños con chispa.

3 pensamientos en “Maranello, la cuna del LaFerrari

  1. Gran batalla entre El Mc P1, el 918 spyder y este Laferrari, lástima de no ver a las tres marcas en LeMans

  2. Muchas gracias Álvaro, por lo que parece McLaren está jugando al despiste y dice que ha superado sus “objetivos” pero no mencionan ni tiempo, ni existe video de la hazaña en el P1, por lo que solo LaFerrari puede destronar al 918 Spyder, veremos!

  3. Pingback: RM Auctions: ¿Alguien da más? | UveDoce.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *