Goodwood Supercar Sunday

Goodwood. ¿Te suena? Es un pequeño circuito que se encuentra en el sur del Reino Unido, a unas dos horas de Londres. No tiene un difícil trazado como Nürburgring, ni la velocidad punta de Le Mans, ni curvas como la Eau Rouge de Spa, ni la historia de Silverstone. Ni siquiera tiene unas modernas y espectaculares instalaciones al estilo de Yas Marina. Y, sin embargo, es mundialmente conocido. ¿Por qué? Pues, sencillamente, porque en Goodwood se respira competición. Goodwood huele a gasolina. Y es uno de los pocos lugares donde puedes ir tranquilamente por una carretera cercana y cruzarte con uno de estos:

Uno de los Ferrari F40 que se pudieron ver en el Goodwood Supercar Sunday

Goodwood Motor Circuit se encuentra en una zona donde históricamente se han establecido muchas empresas dedicadas al automóvil tanto de calle como de competición. En Goodwood se encuentra la fábrica de Rolls Royce Motor Cars, sin ir más lejos. Conduciendo una hora llegaríamos a Woking, el famoso hogar de McLaren. También una de las últimas compañías en llegar al mercado de los deportivos para trackdays, Elemental Cars, está situada a 40 min del circuito.

El primer Elemental Rp1 fabricado

Decenas de empresas fabricantes de motores, chasis, frenos, suspensiones, interiores, así como experimentados preparadores y restauradores se reúnen en las inmediaciones, formando un tejido industrial en torno al automóvil que a mí me provoca envidia. De la sana. Viendo este caldo de cultivo, no es extraño por tanto que el Reino Unido sea the place to be si quieres trabajar en el mundo de los coches de competición y, en mi opinión, junto a Alemania, el mejor país para trabajar en la industria del automóvil.

Lamborghini Countach 5000

Pero volvamos al tema. Si Goodwood es un nombre que resuena en las cabezas de los aficionados al motor, es gracias a su Festival of Speed (FOS). Este evento es bastante reciente, pues el primero tuvo lugar en 1993, pero se ha convertido en una de las peregrinaciones obligadas para todo petrolhead. Se celebra cada año en junio o julio, evitando que coincida con Le Mans o algún premio de la F1, lo cual no sólo evita que alguien tenga que decidirse entre asistir a uno u otro evento, sino que permite que equipos de ambos campeonatos participen también con sus espectaculares vehículos en la famosa contrarreloj hill climb en Goodwood.

Porsche 911 R

Es ya una tradición que las diferentes marcas fabricantes presenten aquí al mundo sus nuevos deportivos y concepts. El público puede disfrutar de estos coches en acción, intentando arañar décimas de segundo al crono, a tan sólo unos pocos metros de distancia. Son miles las fotografías que puedes encontrar en internet de maravillosos deportivos a través de una estrecha pista de asfalto únicamente flanqueada por césped y barreras de alpacas (reforzadas, eso sí) tras las cuales se sitúa el numeroso público (el aforo está limitado a 150.000 personas cada día). Pero Goodwood, aparte del FOS, ofrece varios eventos más que no son en absoluto menos interesantes.

Lamborghini Aventador SV Roadster (1 de 500 unidades)

El Goodwood Revival, celebrado en septiembre, reúne cientos de clásicos de carreras y los muestra en el ambiente para el que fueron concebidos: compitiendo. Muchos de ellos son coches que probablemente solo has visto en foto, tal vez te compraste incluso las maquetas y aquí tienes la oportunidad de verlos no sólo en directo, sino compitiendo.

Aston Martin Vanquish Zagato

Desde 2014, se celebra también el Members’ Meeting. Es un evento similar al Goodwood Revival, pero más familiar, pues se puede acceder a prácticamente cualquier zona del circuito. Basta con echar un ojo a los vídeos disponibles online para asombrarse con el nivel de las máquinas que compiten ese fin de semana. Además, tiene un carácter muy british y se hace especial hincapié en recrear las carreras que se celebraban en este mismo lugar en los ’50 y ’60, por lo que la decoración, la vestimenta o el numeroso merchandising le hacen a uno sentir que ha viajado al pasado.

Bugatti Veyron

Aparte de estos tres grandes eventos anuales, Goodwood cuenta con su Breakfast Club. Se trata de citas menos multitudinarias, gratuitas, donde el espíritu es que los aficionados acudan a mostrar sus propios coches, siempre y cuando se ajusten a la temática del día. Y el pasado domingo tuve la suerte de poder acudir a una de estas reuniones. En este caso, se trataba del Supercar Sunday. Con ese nombre y tratándose de Goodwood, ¿puede haber mejor plan para la mañana de un domingo?

Dos Porsche Carrera GT

La cita empezaba a las 7:00h, así que tocaba madrugar. Se iba a prolongar hasta las 12:00h, con lo que imaginaba que iba a tener tiempo más que suficiente de fotografiar tranquilamente todos los coches. Error de novato… A la cita acudieron varios cientos de coches, tal vez más de mil. Estoy hablando de los expuestos, no de los del parking del público, por si había alguna duda. Llegando al circuito, me crucé en la carretera de doble sentido con un Ferrari F40, seguido de un McLaren P1 y cerrando el grupo un Pagani Huayra. Entendido. Este es el nivel.

Pagani Huayra

Es increíble cómo, tratándose de una cita para aficionados en la que las marcas no toman partido directamente y no hay expositores oficiales, algunos de los coches que allí había eran auténticas piezas de museo: Aston Martin Vanquish Zagato (99 unidades fabricadas), Porsche 911 R (991 unidades), varios (¡¡varios!!) Ferrari F40 y F40LM, dos Lamborghini Miura SV, dos Singer (estoy loco por este juguete), rarezas como los KTM X-Bow, Morgan AeroMax (100 unidades), Ariel Atom y Ariel Nomad, Bugatti Veyron, Pagani Huayra, tres Porsche Carrera GT, dos Ford GT, varios Aston Martin Vanquish GT8, el Jaguar Project 7, una docena de TVR… Y, por supuesto, decenas de Ferrari de todo tipo, Aston Martin, Porsche, etc.

Singer. Pocos 911 tiene tanta clase.

Sin duda alguna, es el evento con el mayor número de supercoches en el que he estado nunca. Y que todo sea posible porque los dueños de semejantes máquinas -de manera altruista- los traen a Goodwood para que podamos disfrutar de ellas, tiene aún más mérito. Ya tenía el FOS marcado en rojo en la agenda del móvil pero, desde el domingo, además, he incluido el resto de citas que se celebran en Goodwood, porque es indudable que todas y cada una de ellas ofrecen al público la posibilidad de ver en directo aquellos coches con los que la inmensa mayoría de nosotros no podemos más que soñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *