Aprendiendo a conducir

El ser humano nace con unas cualidades innatas, como cualquier otro animal. El hecho de buscar el pecho de la madre para alimentarse, de usar los pulmones desde el primer segundo que pasa fuera del vientre materno o de buscar la verticalidad en cuanto sus frágiles piernas se lo permiten son actos que la propia naturaleza humana lleva implícitos. En cambio, muchas otras actividades se deben ir aprendiendo con la práctica, dedicándoles tiempo y disciplina: tocar el piano, aprender un idioma, usar un ordenador… Y, por supuesto, conducir.

BMW Driving Experience M3

BMW M3 de la BMW Driving Experience

Muy pocas personas reconocen que conducen mal. Es más, muchas presumen de conducir bien. La mayoría de ellas aprendió durante las clases de la autoescuela (desde unas pocas clases hasta varias docenas, según casos), algunos antes, gracias a un familiar o amigo que les prestó su vehículo para que aprendiese cómo rascar una marcha al engranarla mal o cómo huele un embrague al quemarse. A partir de la obtención de la “sábana rosa” o el actual carnet de conducir ya en formato tarjeta, toda la formación que han tenido el grueso de los conductores ha sido la práctica más o menos continua de lo poco que aprendieron en la autoescuela.

AUDI Driving Experience snow A5

Audi Driving Experience sobre nieve y hielo

Porque, seamos claros, en la autoescuela no se aprende a conducir. No se entiende cómo una actividad que un gran porcentaje de la población ejerce casi a diario y que puede entrañar multitud de situaciones de peligro real – causando cientos de muertos anualmente tan sólo en nuestro país – se imparte de manera tan ligera a aquellos que quieren obtener la licencia. Y no es un problema de las autoescuelas sino de la Dirección General de Tráfico, donde se cree que la seguridad en carretera se aumenta comprando más radares – montados hasta en flamantes helicópteros – en lugar de enseñando a conducir correctamente a la población. Es como si alguien que acude al conservatorio para aprender a tocar el violín recibiese 20 clases prácticas y un vinilo con obras de Paganini. Podrá conocer la teoría del funcionamiento del violín, pero difícilmente llegará a tocarlo bien.

BMW Driving Experience 120d

Ejercicio sobre firme deslizante

Con la conducción ocurre exactamente lo mismo. Estamos hablando de una actividad que requiere atención, buena motricidad en brazos y piernas, un estado de ánimo adecuado… Pero además, conduciendo sometemos a nuestro cuerpo a velocidades y aceleraciones a las que debemos acostumbrar a nuestros sentidos. No es ninguna tontería aprender a calcular distancias y tiempos cuando se circula a 120 km/h, por no hablar de trazar una curva correctamente,  y todo aquél que tenga el carnet de conducir posiblemente sea consciente de que los primeros meses al volante conducía entre mal y muy mal. Una incorporación a destiempo, una frenada demasiado apurada… Casi todos hemos tenido algún susto al volante y algunos añadieron al susto el accidente.  Y el quid de la cuestión es que gran parte de estos sustos, accidentes y fallecidos podrían ser evitables con una formación apropiada.

BMW Driving Experience 335i

Saber controlar las inercias del vehículo es clave

La sociedad española lleva varias décadas de desventaja frente a otros países europeos como Alemania, Reino Unido o Finlandia en cuanto al modo en que se trata la educación vial y la formación de los conductores. No cabe duda de que cada uno de estos países tiene  características singulares que han hecho que se trate de diferente modo esta cuestión. Alemania y Reino Unido son la cuna del automóvil y de las competiciones automovilísticas respectivamente. Este hecho, junto con las numerosas marcas fabricantes de automóviles que aparecieron en ambos países y su desarrollo posterior (así como otras razones que llevaría cientos de líneas desgranar), ha favorecido que la cultura del automóvil haya evolucionado en estos países muchísimo más de lo que lo ha hecho en España. Por otro lado, la climatología de Finlandia hace fundamental que todo aquél que conduce un coche sepa cómo realizar un contravolante, cómo usar el freno de mano en marcha y cuáles son las maniobras a evitar cuando uno se topa con una placa de hielo. Y al decir “todo aquél” me refiero a personas entre los 8 y los 99 años.

Aquaplanning 308

Ejercicio en el que se experimenta el temido aquaplanning

En el siguiente vídeo se puede observar de lo que es capaz un niño de 8 años si se le enseña a conducir. Tiene algo de truco, pues es el hijo del piloto de rally Harri Rovanpera, pero es una muestra más de que, aunque nuestra habilidad pueda ser limitada, tan sólo se debe entrenar para mejorarla.

Invertir algo de tiempo y dinero en mejorar nuestras habilidades de conducción se traduce al final en aumentar nuestra seguridad en la carretera. Esta afirmación tan cierta como obvia debe calar en cada uno de los conductores. Recuerdo una conversación con un periodista  del motor en la que me confesó una experiencia que había sufrido. Durante un viaje por autopista se encontró con una mancha de aceite a la entrada de una curva a derechas. El coche subviró y no obedeció al giro, con lo que aparentemente en unas décimas de segundo acabaría estrellándose casi de manera frontal contra la mediana, con consecuencias previsiblemente muy graves. En cambio, y gracias a los cursos de conducción que había realizado, su reacción al volante fue la adecuada para permitirle orientar el coche hacia el interior de la curva, evitando el choque frontal y dejando que el lateral izquierdo impactase con suavidad contra la mediana, destrozando la chapa del vehículo pero manteniéndose él a salvo.

Por fortuna, en España existen agrupaciones, clubes y empresas relacionados con el automóvil que – éstos sí – se dedican a enseñar a quien lo desee a conducir o pilotar correctamente, y cada vez aparecen más. Estos cursos cubren todas las necesidades o inquietudes que se puedan tener a la hora de llevar un vehículo: perfeccionamiento de la conducción, conducción avanzada, deportiva, sobre nieve, pilotaje de monoplazas, de coches de rallye, de todoterrenos e incluso de SUV, tan de moda hoy en día.

Range Rover river 1024

Range Rover mostrando sus capacidades off-road

Estos cursos son impartidos por instructores experimentados (la mayoría son o fueron pilotos profesionales) y suelen constar de una parte teórica, donde se intenta que los alumnos comprendan el comportamiento dinámico de un vehículo y, posteriormente, de una parte práctica en la que se ejercitan los conocimientos e instrucciones recibidas. El objetivo es hacer que el conductor busque sus límites al volante en una zona controlada y segura, realizando ejercicios como frenada de emergencia, esquiva de obstáculos o conducción sobre firme de baja adherencia, de modo que el monitor que le acompaña observe los errores que comete y le asesore para corregirlos. Además, en muchas de estas jornadas se ofrece la posibilidad de realizar el curso con nuestro propio coche o bien con uno de la organización. A gusto del consumidor.

Porsche DS Jarama

Los cursos comienzan con una charla teórica

Como en tantas otras cosas en la vida, lo mejor es empezar desde el principio. Si no has hecho jamás un curso de conducción, parece razonable comenzar por un curso de perfeccionamiento. En estas jornadas se enseñan cosas tan básicas que algunas podrán sonar prescindibles, pero no lo son. Errores tan básicos como levantar el pie del freno al actuar el ABS o colocar mal las manos sobre el volante son cometidos por muchísimos conductores, y aprender a evitarlos de forma que llegado el momento se haga lo correcto de manera instintiva y natural es el primer paso en nuestro proceso de mejora. Ejecutando bien las bases, estaremos listos para aprender a trazar una curva perfecta o controlar las inercias del coche ante una situación de inestabilidad. El margen de mejora es casi infinito y dependerá de nuestras ganas, nuestra dedicación y de nuestro presupuesto hasta dónde potenciemos nuestras habilidades al volante.

AUDI Driving Experience water

Ejercicio de frenada asimétrica, con diferente adherencia a izquierda y derecha

A continuación te mostramos algunas de estas empresas que ofrecen cursos para que, si estás interesado, puedas empezar a echar un vistazo por algún sitio. No obstante, son sólo una pequeña muestra representativa de un mercado que en España, por suerte, ha crecido durante los últimos años. Queremos remarcar, eso sí, que no se debe confundir un curso de conducción con una de esas “experiencias” que últimamente se regalan en cajita, con descuentos a través de internet o incluso en algunas de las empresas de las que te hablamos a continuación. Dar tres vueltas en un Ferrari dentro de un circuito es realmente divertido, estimulante y un regalo de cumpleaños fantástico. Pero no es, en ningún caso, una manera de mejorar tus dotes de conducción, no nos equivoquemos.

Por todo ello, si te pica el gusanillo no lo dudes, merece la pena. Disfrutarás muchísimo de la experiencia y estarás invirtiendo en seguridad. Vayamos ya, pues, con una relación de algunos de estos cursos:

Escuela RACE (click aquí)

El Real Automóvil Club de España imparte cursos de distintas clases, la mayoría en el Circuito del Jarama: de perfeccionamiento, avanzado, conducción deportiva, de todoterrenos y de SUV. La horquilla de precios se sitúa entre los 180 € (curso de perfeccionamiento, de 5 horas de duración) y los 515 € (curso de conducción deportiva, una jornada completa). Tiene además algunos descuentos para socios del Club RACE.

RACC (click aquí)

El Real Automóvil Club de Cataluña ofrece numerosos cursos de conducción segura, perfeccionamiento, conducción eficiente y un amplio abanico de cursos de pilotaje de monoplazas, deportivos e incluso de drifting y copilotaje (aunque estos últimos ya se escapan del enfoque de este artículo). Se imparten en las escuelas del RACC de Madrid y Cataluña.

BMW Driving Experience (click aquí)

El fabricante alemán ofrece cursos de conducción con sus vehículos, aunque no es necesario poseer un BMW para poder realizarlos. Ofrecen tres de conducción deportiva en circuito (con los modelos 120d, 335i o M3), otro de todoterreno en un viaje por Namibia y unos espectaculares cursos de invierno en Suecia y Austria, para aprender a conducir sobre nieve y hielo. Los precios van desde los 300 € por el curso con los BMW 120d hasta los 3.850 € de las experiencias en Namibia o Suecia.

AUDI Driving Experience (click aquí)

La escuela de conducción de AUDI tiene por su parte cuatro cursos: dynamic (centrado en la seguridad activa), progressive (de perfil más deportivo), sportscar (al volante del R8) y winter (conducción sobre nieve y hielo). En su página web (www.audidrivingexperience.es) se pueden consultar, dependiendo del calendario, las ciudades en las que tendrán lugar cada uno de los próximos cursos.

Escuela Española de Pilotos (click aquí)

Los cursos aquí ofrecidos, denominados “Track Day VIP”, pueden realizarse durante media jornada (270 € más IVA) y se realizan con el propio vehículo del alumno, acompañados siempre por un monitor.

Escuela Emilio de Villota (click aquí)

En esta escuela, propiedad de quien fuera el primer piloto español de Fórmula 1, además de cursos de pilotaje de monoplazas se imparten jornadas de entrenamiento en conducción de vehículos de calle. Se llevan a cabo en el Circuito del Jarama, bajo el nombre de “Conductor 10”, con un coste de 299 € y usando vehículos proporcionados por la propia Escuela.

4 pensamientos en “Aprendiendo a conducir

  1. Buen artículo Hector. El tema de la seguridad vial es uno de los aspectos a mejorar en nuestro país y la clave es la formación. Estoy totalmente de acuerdo con lo que planteas sobre la estrategia de la DGT, que dedica mucha más inversión para la seguridad en radares que en formación, y esto me parece un error importante ya que así no se soluciona el problema.

    Un saludo.

    • Efectivamente, Miguel. No se puede basar toda la estrategia de seguridad vial en la represión sobre los pocos que lo hacen mal, sino en formar adecuadamente a todos aquellos que conducen. Con más formación se reducirían los accidentes, sin duda.
      ¡Un saludo!

  2. Pingback: Porsche 911 50 aniversario (1988 – 1993) la generación 964 |

  3. Pingback: SEAT León SC Circuit Experience en el Jarama |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *