10 consejos para tener unas vacaciones tranquilas

Con la llegada del verano llegan para muchos las tan ansiadas vacaciones. Es momento de olvidarse por unos días de las preocupaciones y el estrés provocados por nuestro trabajo y aprovechar, si nuestra economía lo permite, para pasar unos días lejos de casa. La mayoría de quienes se van de viaje lo hacen en su propio coche, por lo que vamos a daros una serie de consejos a tener en cuenta para que el viaje no se tuerza y podamos disfrutar así de unas merecidas vacaciones.

Muy importante: revisa la presión de los neumáticos

Muy importante: revisa la presión de los neumáticos

1 – Comprueba la presión de las ruedas. Los neumáticos son lo único que te mantiene pegado a la carretera, así que debe ser tu primera preocupación a la hora de comprobar que tu vehículo se encuentra en perfectas condiciones para afrontar el viaje. Las presiones recomendadas por el fabricante aparecen en el manual de tu vehículo y, normalmente, también en un cartel adhesivo junto al montante de la puerta del conductor o en la tapa del depósito de combustible. Recuerda además que se debe medir en frío (por ello es recomendable que tengas tu propio manómetro) para que la lectura sea fiable. No está de más, por otro lado, comprobar también la presión de la rueda de repuesto, en caso de tenerla.

La presión adecuada puede estar indicada en el depósito

La presión adecuada puede estar indicada en el depósito

2 – Revisa tu vehículo. Tanto si utilizas el coche a diario como si eres un conductor esporádico, es buena idea realizar un chequeo general del coche antes de un viaje largo. Si no eres un manitas puedes llevarlo a algún taller (Midas, Norauto, Feu Vert, Aurgi, el taller de tu barrio…) donde te revisarán los filtros, el nivel de aceite, el desgaste de los neumáticos, el estado de los frenos y la suspensión, el aire acondicionado, etc.

Liquidos

Realiza una revisión completa de los puntos críticos de tu vehículo

 3 – Renueva las escobillas del limpiaparabrisas. Si has notado que ya no se encuentran en perfectas condiciones, no esperes. Si una adecuada presión de las ruedas es algo importantísimo para circular seguro, no lo es menos una buena visibilidad del conductor. Es muy desagradable encontrarse con que, a mitad del viaje, comienza a llover y al activar los limpiaparabrisas el cristal se emborrona entorpeciendo nuestra visión… Si este consejo es bueno en verano, no digamos ya en invierno.

Atento al desgaste de los neumáticos, limpiaparabrisas, frenos...

Atento al desgaste de los neumáticos, limpiaparabrisas, frenos…

4 – Llena el depósito de combustible antes de salir. Si tienes la mala suerte de verte atrapado por un terrible atasco, una fuerte tormenta o cualquier otro imprevisto, que no sea la falta de combustible lo que empeore las cosas. Aún recuerdo una noche, volviendo a Madrid, en la que me sorprendió la nieve en la sierra y en el túnel de Guadarrama encendieron los semáforos en rojo. Un rato más y me habría quedado allí tirado por falta de previsión…

5 – Circula a una velocidad adecuada. Esta época del año se caracteriza porque millones de vehículos salen a la carretera en tromba, lo cual implica que ciertos días exista un mayor tráfico en nuestras carreteras. Para lidiar con esta situación es importante que todos respetemos al resto de conductores, lo cual nos será más sencillo si no conducimos con prisas y adecuamos nuestra velocidad a las características de la vía. No olvides, además, que son días donde los radares hacen su agosto –literalmente-. Para ayudarte a evitar sorpresas, tienes aplicaciones para tu Smartphone como Radardroid o Speedometer.

6 – Evita las vías con atascos y retenciones. Hoy en día es posible, simplemente teniendo un Smartphone, conocer de antemano el estado de las carreteras. Echar un ojo a esta información (en la web de la DGT, por ejemplo) antes de salir de viaje puede ahorrarnos tiempo y dinero, además de permitirnos disfrutar de un viaje más tranquilo sin las desesperantes retenciones.

Comprobar el nivel del aceite evita grandes problemas

Comprobar el nivel del aceite evita grandes problemas

7 – Prepara el itinerario. Si no conoces el trayecto que vas a realizar, prepara la ruta antes de salir. Puede que prefieras tomar una carretera de peaje, evitarla, pasar por un puerto de montaña o incluso hacer una parada intermedia en un pequeño pueblo de cuyo patrimonio histórico te hablaron hace tiempo. Te llevará tan sólo unos minutos en internet tener preparado un viaje a tu gusto. Si viajas a una ciudad donde te vas a alojar en hotel o apartamento, es también recomendable que te informes sobre el aparcamiento por la zona. Tal vez el hotel no dispone de parking, el aparcamiento en la calle está regulado… No es plato de buen gusto llegar y tener que dejar el coche cargado de maletas a un buen paseo del hotel.

8 – Organiza el maletero. Es muy frecuente ver coches con el habitáculo cargado hasta arriba de bártulos… Evítalo. Además de la incomodidad que esto provoca, en caso de accidente, cualquier objeto que se encuentre en el interior del vehículo puede convertirse en un peligro para los ocupantes. Aprovecha bien todo el espacio del maletero y, en caso de que no quepa todo, plantéate la compra de un cofre para montarlo en la baca del coche. Suponen un gasto pero son cómodos, seguros y muy amplios. Por cierto, al llevar el coche cargado, las presiones de los neumáticos serán algo mayores. Consulta las cifras recomendadas en este caso por el fabricante (ver consejo 1).

Planifica tu ruta a tu gusto

Planifica la ruta a tu gusto

9 – Lleva agua y comida. Ante cualquier viaje, y de manera muy especial en verano, es recomendable que llevemos con nosotros agua y comida. El clima en nuestro país hace necesario que durante el verano tengamos a mano una botella de agua o refrescos que nos ayuden a mantenernos hidratados y frescos al volante. Si además tenemos algo de comida para un hipotético descanso (evitando siempre alimentos que provoquen una digestión pesada), mejor aún.

10 – Usa el cinturón. Han pasado décadas desde que se implantó y obligó su uso y aún hay gente que no lo utiliza. Mentalízate: el cinturón salva vidas. Es lo único que nos mantiene pegados al asiento en caso de accidente. Sin él, ante un choque, el cuerpo humano se encuentra absolutamente vulnerable, rebotando dentro de una estructura metálica o incluso saliendo despedido a través de un cristal. Úsalo tú y exige que todos los ocupantes de tu coche lo lleven puesto.

Desde UveDoce.com te deseamos que disfrutes mucho de tus vacaciones, tanto si vas a viajar como si no. Nos vemos a la vuelta. ¡Feliz verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *